Enfermedades infecciosas transmitidas por la sangre

Enfermedades infecciosas transmitidas por la sangre

Escribe: Dra. Norma Erendira Rivera Martinez


Quizá al leer este término te haga pensar que estas enfermedades únicamente se transmiten a través de una “transfusión sanguínea”; es decir cuando te “ponen sangre”, o un producto sanguíneo como plasma, plaquetas, crioprecipitados, factor de transferencia, inmunoglobulinas, sin embargo hay muchos tipos de transfusiones como puedes observar en la Figura no.1.

Esta transfusión puede haber sido porque tuviste una hemorragia, un sangrado intenso o tenías anemia.

Si bien esta es la principal vía transmisión; este término se refiere a todos aquellos eventos en hay contacto sanguíneo, es decir otros procedimientos que quizá NO consideremos “riesgosos” como por ejemplo: extracciones dentales, pequeñas cirugías, procedimientos estéticos, como pedicure, manicure, acupuntura, uso de agujas no estériles: para administrar algún medicamento o droga, en tatuajes o perforaciones, piercing, un pinchazo accidental con una aguja que ya haya sido utilizada en otra persona, compartir rastrillo, navajas, cepillos dentales, juguetes sexuales, u otro objeto donde pueda haber sangre de otra persona. La hemodiálisis también es un factor de riesgo para adquirir estas infecciones (Fig. no.2)

Las principales infecciones que se transmiten a través de sangre o sus derivados (plasma, plaquetas) son:
1.-Virus: Infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), Hepatitis C, Hepatitis B, Hepatitis D, virus linfotropico humano de células T (HTLV1, HTLV2), sífilis, citomegalovirus, Epstein barr, parvovirus, virus del oeste del Nilo.
2.- Parásitos: Tripanosoma cruzi (Enfermedad de Chagas) Plasmodium (Paludismo) Toxoplasmas, Babesia, Leishmania
3.- Bacterias: Staphylococcos, Pseudomonas, Brúcela, Borrelia burgdorferi, Acromobacterias,
Bacteroides, Treponema pallidum. (Fig no. 3)

Algunas infecciones como la enfermedad causada por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) fue descrita 1981, el virus se identifico hasta 1983 y la primera prueba para detectarlo (ELISA para VIH) estuvo disponible hasta 1986, es decir todas las personas que recibieron sangre antes de esta fecha deben realizarse una prueba diagnóstica para descartar la infección, ya que sin tratamiento puede disminuir las células de defensa llamadas Linfocitos CD4 y ponerte en riesgo de tener infecciones muy graves por bacterias, virus, hongos, parásitos que pongan en peligro tu vida.

Una persona puede estar infectada con este virus (VIH) y no tener síntomas, porque tiene un periodo de incubación muy largo, es decir pasa mucho tiempo para que tu cuerpo muestre algún síntoma, generalmente estos se presentan cuando la infección ya está en estadios muy avanzados, por lo que es de suma importancia diagnosticarla a tiempo.

EL tratamiento contra la infección de VIH es muy efectivo, es gratuito y suprime la replicación de este virus permitiendo recuperar las células de defensa, por lo que la persona a pesar de estar infectada con virus de VIH, no tiene riesgo de tener infecciones graves, y puede tener una muy buena calidad de vida, pero la clave para lograr esto como mencione es hacer un diagnóstico temprano.

El virus de la Hepatitis C fue descubierto en 1989, y la prueba diagnostica que se utiliza hoy en día estuvo disponible hasta 1994.

Entonces todas las personas que hayan recibido sangre o productos sanguíneos, por cualquier causa o motivo, o tengan los factores de riesgo mencionados, deben realizarse una prueba diagnóstica para descartar esta infección, ya que actualmente hay un tratamiento efectivo que cura esta infección y por lo tanto previene complicaciones de la Hepatitis C crónica como cirrosis hepática y cáncer de Hígado. (Fig. no. 4)

Entonces en teoría todas las personas que recibieron cualquier producto sanguíneo antes de esas fechas están en riesgo de haber adquirido alguna de estas infecciones. (Fig. no. 5)

Algunos de estos virus tienen periodos de incubación muy largos, o son asintomáticos, (es decir la persona esta infectada pero no tiene ningún síntoma hasta muchos años después) y no se da cuenta de que tiene la enfermedad hasta que se presentan otras complicaciones (infecciones, perdida peso, cirrosis, cáncer d e hígado).

Si tú o algún familiar, conocido o amigo tiene alguno de estos factores de riesgo o tiene duda acerca de si adquirió alguna de estas infecciones; hay estudios diagnósticos muy confiables que puedes realizarte y en caso de presentar alguna de estas infecciones hoy en día hay tratamientos médicos muy efectivos que curan la enfermedad como en el caso de Hepatitis C o Hepatitis B crónica o que logran un control adecuado de la misma y te permiten una buena calidad de vida como en el caso de la infección por VIH, así que no dudes en acudir con tu médico para que te realice los estudios correspondientes.